Mas que una moda, más que una obligación…despedir el año corriendo se ha convertido en una tradición para todos los madrileños, puesto que cada vez son más las personas que se unen a esta festividad de despedida de año.
La historia de tan bella celebración, comenzó de la mano de Antonio Sabugueiro, quien la nombró el “Gran Premio de Vallecas”. Cabe destacar que en un comienzo esta prueba era exclusivamente masculina, sin embargo, figuras públicas del sexo femenino, tales como: Rocío Durcal, Bárbara Rey y Rocío Jurado recorrieron las calles de Madrid. No fue hasta el año de 1981 cuando la categoría femenina fue añadida.
No existe otra festividad que reúna a tantos asistentes con el único objetivo de fomentar el deporte y pasar un día agradable rodeado de personas que tienen la misma meta en meta, la cual es correr por diversión.
El último día del año se presenta para acoger a miles de amantes del running, para observarlos mientras recorren las hermosas y esplendorosas calles del centro de Madrid cerca de la Gran Vía. Dicho recorrido, tiene su desenlace en el Barrio Vallecas. Dicho barrio tiene la importante función de esperar a la llegada de los atletas que se reúnen para celebrar este evento deportivo multitudinario y de importancia internacional, estamos hablando por supuesto del San Silvestre Vallecana.
correr en madrid san silvestre centro
La celebración del San Silvestre Vallecana, es una competencia que se lleva a cabo en distintos países; no obstante, para muchos el recorrido de Madrid es el más popular de todos, puesto que competidores de distintos países que han asistido, aseguran que les gustaría regresar este 31 de diciembre para poner a prueba sus habilidades, así mismo, los que no han tenido el placer de pisar el suelo de Madrid, expresan sus deseos por asistir a tan tradicional y popular celebración.
10 kilómetros de adrenalina, aventura y hermosos paisajes son lo que les espera a los competidores cada 31 de diciembre, fecha que queda plasmada en la mente de los atletas que deciden recorrer las esplendorosas calles de Madrid para terminar en el Colosal Estadio de Vallecas.
Un recorrido sin lugar a dudas único en su tipo, puesto que es un día lleno de emociones y buenos sentimientos, es decir, es como si se fuera dejando atrás todo el tiempo pasado en forma de sudor y cansancio, para posteriormente reunirse con la familia a degustar una deliciosa y bien merecida cena de Nochevieja.

Fernando-hostal-madrid


Deja un comentario